Driversity | Y AHORA QUÉ, PERO NO SOLO HAY QUE PARECERLO
EDUCACIÓN, me apasiona el sector, enseñar y aprender, FUNDACIONES en España y Estados Unidos. EQUIPOS, sé valorar y potenciar el TALENTO incluso en entornos complejos. CAMBIO, sé gestionarlo y además promoverlo. DIVERSIDAD, investigación, divulgación y gestión, con especial atención en CULTURA, LGBT y MUJER. Mi involucración en un COMITÉ DE DIRECCION me ha aportado la capacidad de ver la FOTO COMPLETA de las ORGANIZACIONES. Mi experiencia INTERNACIONAL me ha hecho FLEXIBLE. Me gusta EMPRENDER no tengo miedo a la INCERTIDUMBRE y estoy acostumbrada a trabajar en entornos DIFÍCILES. PROYECTOS incluyendo DISEÑO, GESTIÓN Y FINANCIACIÓN. Me satisface haber sido capaz de EQUILIBRAR una CARRERA EXIGENTE con una FAMILIA EXTENSA y con LO QUE ME GUSTA.
Margarita Alonso, Driversity, Feminismo, diversidad, empoderamiento de la mujer.
6621
post-template-default,single,single-post,postid-6621,single-format-standard,edgt-cpt-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,homa child-child-ver-1.0.0,homa-ver-2.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,grid_1300,blog_installed,enable_full_screen_sections_on_small_screens,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Y AHORA QUÉ, PERO NO SOLO HAY QUE PARECERLO

Primero fueron los miembros y las miembras, luego los portavozos y las portavozas y ahora son los niñes. El lenguaje inclusivo es un debate abierto que suele salir a la palestra en momentos en los que los resultados no acompañan, se ha caído en la insignificancia política o se busca la confrontación.

Qué debes saber sobre D&I antes de morirte de risa, enfadarte o retuitear estas cosas:

  • Inventarse palabras como “portavozos” o “niñes” o utilizar la reiteración: “los niños y las niñas”, no son errores gramaticales, son LICENCIAS POÉTICAS, un recurso de la lengua que puede tener diversas utilidades. Por un lado, aportar belleza al mensaje como en el “verde que te quiero verde” de Lorca; salir de la irrelevancia política (los malos resultados que auguran las encuestas requieren un golpe de efecto, que se viraliza) o vender una idea, en este caso que la inclusión importa.
  • La D&I es un tema muy politizado, demasiado, es un reto cotidiano y con infinidad de frentes: la brecha salarial, las familias LGBT+, la inmigración, el maltrato, el racismo, el acoso escolar… Todo el mundo tiene una opinión sobre estos asuntos. Además, están muy vinculados con las creencias y valores individuales y por ello son temas muy viscerales con los que es sencillo agitar las redes sociales, hacerse muy visible y movilizar el voto. Aunque sea irónico, estadísticamente contribuimos más a viralizar lo que odiamos y nos indigna que lo que nos gusta.
  • Las personas trans han existido siempre. Llevo quince años trabajando en D&I y nunca he conocido a ninguna que haya decidido transicionar por capricho. Y eso sí, he conocido situaciones muy dramáticas, por rechazo en el colegio, en el trabajo e incluso en la propia familia. Debemos recordar que las personas trans, son personas de pleno derecho, que ya no necesitan de nuestra aprobación para ser ellas mismas. Y esto es una tendencia mundial, no una excentricidad española.
  • El colectivo de personas trans, sobre todo el de mujeres, sufren alto riesgo de exclusión. Dentro del colectivo LGBTI son las que más acoso padecen, y más altas tasas de desempleo o empleo precario debido a abandono escolar precoz, pues como digo, el rechazo empieza a menudo en la propia familia. Las mujeres trans pueden verse arrastradas a situaciones de acoso, violaciones y/o prostitución a edades muy tempranas, debido a la falta de opciones laborales y a la búsqueda de la aprobación de la identidad femenina a través del sexo.
  • La ”I” de LGBTI se refiere a las personas intersexuales, personas que tienen características biológicas de los dos sexos. Es decir, que muestran índices hormonales, datos genéticos o gónadas sexuales de hombre y de mujer a la vez. Tradicionalmente, esto ha sido un tema tabú, y los padres y los médicos decidían el sexo, incluso sometiendo a estos bebes a cirugía. A menudo pasaba que con el desarrollo en la adolescencia el sexo elegido no era el sexo sentido o el que físicamente se desarrollaba y así sucedía que a un muchacho le llegaba el periodo o una chavala tenía una polución nocturna.
  • Aún en nuestros días existe un gran tabú al hablar de infancia y diversidad sexual. La criminalización, la patologización y la negación han sido herramientas de control habituales para reconducir a las personas que no encajaban en el modelo cis*-heterosexual. En la actualidad la opinión pública y la ley ya reconocen la absoluta igualdad de las personas LGBTI y de sus familias, pero nuestra programación mental tiene sesgos conscientes o inconscientes fruto de años y años de ver la diversidad sexual como una enfermedad, un delito o una condición inferior a la heterosexualidad.
  • Hablar de diversidad sexual no es hacer proselitismo es describir una realidad que SIEMPRE ha estado ahí.
  • El movimiento queer es una tendencia de pensamiento que aboga por no etiquetar a las personas según su sexo, género, orientación, identidad sexual, etc… también defiende las identidades y orientaciones líquidas, es decir, que cambian. El feminismo se ha levantado contra este movimiento porque rechaza abolir las diferencias entre géneros y con ello desdibujar la lucha contra lacras como la brecha salarial, el acoso sexual o el maltrato. Es un tema muy complejo. El movimiento queer es el promotor del uso del pronombre y los sufijos neutros. Este recurso también se usa con la infancia trans para evitar encasillarla antes de optar por el cambio ya que es un proceso muy complejo y que lleva tiempo.
  • Algunos políticos y algunas empresas son expertos en hacer gestos para simular que las minorías les importan cuando lo único que persiguen es el voto o la visibilidad, en el caso de las empresas un ejemplo es el pinkwash: construir una marca inclusiva participando en rankings, pagando a asociaciones, sacando una carroza en el orgullo, pero no haciendo nada por la inclusión efectiva.
  • Esta actitud en política se llama demagogia: y se practica apelando a las emociones, el sufrimiento, los prejuicios o el miedo. Usar el lenguaje inclusivo no es sinónimo de serlo. Si quieres saber cuál es el compromiso de un partido con la inclusión, mejor fíjate en los hechos, por ejemplo, estudia la trayectoria interna de las mujeres, ¿Quiénes son? ¿Dónde están? ¿Se compra su lealtad incondicional a través del nepotismo*?

* Las personas cis son aquellas que se identifican con su sexo biológico.

*Nepotismo: Trato de favor hacia familiares o amigos, a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos.

Otros artículos de » Y ahora qué»

¡El señoritooooo!

Pues que yo sepa, los niños también lloran

Pero no solo hay que parecerlo

El tiempo es oro

 

No Comments

Post a Comment